SENDERISMO POR LA HOZ DE SAN MIGUEL Y PALOMERA

El pasado viernes, los alumnos de sexto de nuestro cole, acompañados por algunos de los profes, salimos del centro para realizar una actividad de senderismo y conocimiento de nuestro entorno natural más próximo, incluido dentro del programa de escuelas saludables. La situación de pandemia que estamos viviendo y las razones de seguridad sanitaria, han hecho restringir la gran cantidad de actividades que anualmente el centro programaba para relacionarse con otras instituciones y conocer otros lugares.

Ante este problema, los alumnos más mayores y los maestros del centro acordaron que lo más seguro, práctico y a la vez divertido, podría ser organizar una jornada de senderismo en la naturaleza, por un entorno próximo, bonito y en el que poder aprender contenidos sobre nuestra geografía y naturaleza, que Cuenca está sobrada de ello. Tras varias propuestas, nos decidimos por conocer la Hoz de San Miguel y el sendero que la une con la localidad de Palomera, aunque para ello era necesario contar con un autobús.

A las nueve de la mañana partíamos en dirección a los Palancares y justo en el cruce de esta carretera con el antiguo camino de Cañete, iniciábamos el camino en la subida hacia la pequeña, pero preciosa, hoz de San Miguel. Una vez finalizada la ascensión pudimos visitar la cueva en la que se sitúa la ermita de San Miguel, en la que los pueblos cercanos celebran romería para su festividad. Es un lugar apartado y curioso de visitar. En la explanada inferior de la hoz realizamos la primera parada para que los profes nos explicaran las formaciones de rocas que estábamos viendo. Resulta que estamos pisando rocas de origen marino con más de 65 millones de años, ¡¡ increíble ¡!

Según avanzamos en el paseo por la hoz, pudimos comprobar sus condiciones especiales de humedad y temperatura que hacen que su vegetación sea diferente al resto que la rodea por el exterior. Abundan los musgos, las yedras y árboles de hoja caduca, incluso algún avellano. Una vez completada toda la pequeña hoz, salimos de ella dirección norte tratando de encontrar el camino que en la parte superior lleva a los Palancares. Una vez conseguido tomamos dirección oeste, hacia Cuenca, hasta alcanzar la pradera de la conocida como fuente del Olivar. Ya habíamos superado más de la mitad del recorrido y era hora de realizar un pequeño descanso y retomar fuerzas en forma de un estupendo bocadillo. Una vez finalizado el descanso, retomamos dirección norte para volver a subir y alcanzar el camino que une Palomera con la zona de las torcas, para volver a bajar, definitivamente por la hoz del Huécar hacia la localidad de Palomera. Desde allí, el autobús nos devolvió al colegio, cumpliendo perfectamente con el horario previsto.

En conclusión, hemos pasado una magnífica mañana, en el que hemos conjugado la actividad física, con la naturaleza y con el conocimiento de un entorno cercano desde todos sus aspectos posibles: histórico, geográfico, botánico y geológico. Una jornada de diez, si no fuera por lo cansados que hemos llegado. ¡¡ Ufff  !!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *